Blog

Crianza distraída

Crianza distraída

¿Cuántas veces nos quejamos los padres de la adicción de los niños a las nuevas tecnologías?.

“Es que no se separa ni un momento de su móvil”, “Todo el día estás jugando con la tablet en lugar de jugar en el jardín”.
Pero ¿os habéis parado a pensar en la cantidad de veces que vosotros consultáis el móvil, por ejemplo, mientras estáis con ellos en el parque, en casa, durante la cena o incluso en el coche?.

Sin darnos cuenta, un nuevo estilo de crianza se va abriendo paso y que algunos ya denominan “crianza distraída”, la de los padres y madres que están pero sin estar cuando pasan un rato con sus hijos porque están más pendientes de su smartphone o de su tablet.
“De cuerpo presente pero de alma ausente”.

Los padres somos el primer referente de nuestros hijos, los modelos a imitar. Si anteponemos un whatsapp a algo que nos está contando el niño, ¿qué sensación les transmitimos?.
No os quepa ninguna duda: la de que siempre hay algo más importante que ellos. Algo que, desde luego, no favorece para nada una autoestima positiva en ellos.
“Un momento, ahora no puedo. No me molestes. Tengo que contestar a este mail, o esta llamada. Luego jugamos. Luego me cuentas……”.

Mamá y niña

Y no solo eso, les transmitimos la idea de que esa es la conducta adecuada y, de este modo, ellos también acabarán convirtiéndose en dependientes de la tecnología.
Está claro que las nuevas tecnologías nos han facilitado mucho la vida y tienen muchos aspectos positivos. Pero también otros negativos. No en vano ya se ha designado, incluso, un nombre para el miedo irracional de una persona a olvidarse el móvil o a quedarse sin batería, la nomofobia.

Según un reciente estudio realizado por la Universidad de Michigan y la de San Francisco (“Not at the Dinner Table: Parents’ and Children’s Perspectives on Family Technology Rules”), una de las peticiones de los más jóvenes con respecto al uso de las nuevas tecnologías es precisamente la de que sus padres utilicen la tecnología con moderación, y que no se convierta en su principal forma de ocio.

Tal vez sea el momento de plantearnos la importancia de establecer unas normas, unos horarios y unos lugares determinados para el uso de estos dispositivos que se cumplan en ambos sentidos tanto para padres como para hijos y disfrutar juntos de los pocos momentos que, por desgracia, tenemos hoy en día.

Porque…. ¡La vida se vive en directo!.

Familia

Deja un comentario