Blog

¿Límites?

¿Límites?

¿Límites?
Es fundamental encontrar el equilibrio entre lo que nuestros hijos NECESITAN y lo que QUIEREN, que como bien sabemos los padres no siempre coinciciden. 
Los niños, normalmente querrán exigir el máximo y averiguar hasta dónde pueden llegar. Por eso, es necesario ponerles límites.
Pero, a veces, la palabra límites se asocia al autoritarismo, al castigo o al enfado, y no es así. Los límites, bien puestos, educan porque les dan a nuestros hijos un marco de actuación.

En muchos casos el “qué” no es negociable pero sí, el “cómo” o el “cuándo”.
“Es la hora del baño… ¿prefieres bañarte o ducharte? ¿Te vas a duchar por la tarde o por la mañana?

Si es posible, podemos brindarles a nuestr@s hij@s la oportunidad de colaborar en establecer un límite. Porque si tenemos en cuenta su opinión, fomentaremos su compromiso y responsabilidad.
No se trata de educar exigiendo la obediencia ciega poniéndoles límites desde el miedo sino de educar desde el respeto, la confianza y la empatía.

Deja un comentario