Blog

¡Los sueños no se imponen, se sienten!

¡Los sueños no se imponen, se sienten!

¡Cuando sea mayor seré chef, astronauta, bombero, bailarina……!
Los sueños de los niños son infinitos y ambiciosos, y muchas veces,…. menos absurdos de lo que puedan parecer en un principio.

Tener un sueño es fundamental. ¿Cuántas veces nos movemos sin saber hacia dónde vamos, sin tener muy claro a dónde queremos llegar?
No hay nada más triste que no tener una meta. Los días pasan sin ningún sentido.
Los adultos tendemos a racionalizar nuestros sueños y, a medida que crecemos, parece que vamos perdiendo esa ilusión y esa capacidad a no tener miedo y a confiar en nosotros mismos que nos impulsa a atrevernos a soñar y a perseguir nuestros sueños.

Atrévete a soñar

Pero, que nuestros pequeños logren sus sueños no es tarea fácil. Requiere constancia, planificación y un camino de aprendizaje en el que los padres debemos ayudarles.

1.- Los sueños se consiguen pasito a pasito, sin prisa pero sin pausa. Disfrutando a lo largo de ese camino y aprendiendo de nuestros errores.

2.- Los sueños se consiguen con esfuerzo. Perseguir una meta implica dedicación, implica aprender, perseverar, avanzar y también retroceder sin desanimarse.
“Es una locura odiar a todas las rosas porque una te pinchó. Renunciar a todos tus sueños porque uno de ellos no se realizó”
El Principito.

3.- Una actitud positiva es esencial: ” todo es posible“.
Si bien es cierto que, algunos sueños son difíciles de alcanzar, puede que no sean imposibles…… solamente tardaremos un poco más.

4.-  Pero, también es importante ser realistas y saber si nuestros pequeños poseen los valores o cualidades necesarios para alcanzar sus sueños (confianza, decisión, prudencia, capacidad…..) y si se conocen a sí mismos (qué se me da bien, qué cualidades y dificultades tengo, de qué soy capaz, qué tengo que mejorar para lógralo).

5.- En ocasiones, tenemos claro lo que queremos pero no sabemos cómo llegar. Por eso, debemos contar con un plan pero debe ser un plan flexible para adaptarnos a las circunstancias, a los imprevistos. Tal vez, su sueño inicial deba matizarse, modificarse o completarse para conseguirlo. No lograrlo a la primera no es un fracaso, sino un camino para aprender de los errores y mejorar.

6.- Los sueños se consiguen con imaginación y creatividad. Por ello, debemos fomentar su curiosidad, impulsarles a reflexionar, a experimentar, a crear alternativas y,….. a tener sus propias ideas.

7.- Es imprescindible, que aprendan a tener la mente abierta, aceptar otros puntos de vista y no tener miedo a los cambios.
Sin subestimarles ni sobreprotegerles, pensando que no serán “capaces de….” sino enseñarles a arriesgarse, ¡a no quedarse con las ganas, a intentarlo!

Pero lo más importante es que los padres nunca debemos olvidar que…..
Los sueños son muy personales y siempre deben sentirse como propios.
De nada sirve querer que nuestro hijo sea un gran artista, médico, músico…… si no es su sueño. Por eso, debemos respetar las decisiones y elecciones de nuestros peques, ayudándoles y orientándoles  en su camino pero sin imponerles nuestros deseos.
Solamente apoyando sus ideas, se convertirán en personas capaces de alcanzar sus sueños.

¡Los sueños no se imponen, se sienten!

El futuro pertenece a quienes creen en la belleza de sus sueños

Deja un comentario