Blog

Navidades mágicas

Navidades mágicas

Ya no queda nada para la Navidad.
La impaciencia hace algún tiempo que se ha apoderado de los más pequeños: cuentan los días, miran una y otra vez los catálogos de regalos……..

La Navidad es, sin duda alguna, la época preferida de los niños. Y razones nos les faltan:
No hay colegio y no tienen que madrugar.
Suenan los villancicos y la casa se decora con un montón de detalles bonitos: el árbol, el belén, los adornos navideños,……
Cenas, comidas y reencuentros. A veces, es el único momento del año en que ven a muchos de sus familiares o que viajan para encontrarse con ellos.
Es una época mágica: Papa Nöel y los Reyes Magos atraviesan el mundo entero para traerles regalos. Es una etapa de inocencia que tanto a los padres como a los niños nos cuesta mucho perder.

La Navidad celebra el nacimiento de Jesucristo en Belén y, por ello, es una de las fiestas religiosas más importantes. Independientemente de su cariz religioso, que cada uno lleva como considera oportuno, en lo que sí estaremos de acuerdo es en que la Navidad es una fiesta, esencialmente, familiar.

Navidades en familia

Pero, más allá de la fiesta y los regalos, es importante transmitir a los niños el verdadero sentido de la Navidad.
Porque, en muchos casos, la Navidad ha acabado siendo sinónimo de consumo. Parece como si para ser felices necesitáramos gastar mucho, y comprar casi de todo.
La Navidad es, desde luego, un buen momento para regalarles algo especial que han deseado durante todo el año pero todo dentro de unos límites porque la felicidad no la dan solamente un montón de regalos de los que acaban cansándose o que no funcionan como ellos esperaban.
En un artículo que he leído esta semana, habla de la regla de los cuatro regalos que me parece bastante acertada:
1. Algo que sirva para llevar (ropa, zapatos, complementos…).
2. Algo para leer.
3. Algo que realmente deseen.
4. Algo que realmente necesiten (por ejemplo, una raqueta de tenis, una mochila para el cole….).

Navidades regalos

Por encima de lo material, es importante enseñar a los niños a valorar los sentimientos, las emociones y a compartir momentos inolvidables con las personas a las que quieren y que les quieren.
La Navidad es un momento ideal para instaurar y revivir tradiciones familiares que entrarán a formar parte de los recuerdos más inolvidables de los más pequeños.
Tradiciones sencillas como adornar la casa, ayudar a preparar galletas o la comida de Navidad, visitar a los abuelos,… y en definitiva, estar juntos.

Los pequeños son los verdaderos protagonistas de estas fiestas……pero, hasta nosotros nos permitimos sacar ese niño que llevamos escondido durante todo el año y que nos transporta a nuestra infancia.

Navidad con bebés

¡Feliz Navidad a tod@s!

Deja un comentario