Blog

No es un juego de niños. ¡Es acoso!

No es un juego de niños. ¡Es acoso!

La semana pasada me encontré casualmente con una amiga del colegio a la que hacía tiempo que no veía. Como podéis imaginaros, hablamos animadamente sobre un montón de cosas: trabajo, pareja, viajes,…. y niños. Todo iba perfectamente hasta que tocamos el tema de la educación de los niños. Su cara cambió radicalmente.

Su hijo de 10 años había sufrido acoso en el colegio. Un relato que me puso los pelos de punta.

Como suele suceder, el niño cambió mucho, no quería ir al colegio, bajo sus notas y se encerró en sí mismo hasta que un día, no pudo más y sus padres tuvieron que cambiarle a otro centro en pleno curso.
No puedo imaginarme lo que debió sufrir este pequeño y su familia. ¡La impotencia, la rabia, el miedo! Porque por acoso no se entiende un episodio concreto sino un abuso prolongado en el tiempo y que no implica solamente maltrato físico sino también agresiones verbales y menosprecio.

Acoso escolar

Por desgracia, éste no es un caso aislado y constantemente nos enteramos de nuevos relatos a través de los medios de comunicación.
El año pasado la Conselleria de Educació recibió 130 denuncias de acoso escolar en los centros de Baleares (50%  de los propios colegios, 33% de los familiares de las víctimas y el resto de fuentes externas al colegio). Desgraciadamente, en muchas ocasiones ni siquiera los padres se enteran de lo que les está pasando a sus hijos hasta que es demasiado tarde porque los niños son intimidados y amenazados por sus acosadores para que no hablen.
Además, las nuevas tecnologías han agravado esta situación porque el acoso continúa fuera del colegio, en las redes sociales. Según estudios reciente, el ciberbullying ya representa 1 de cada 4 casos y el 70% de los afectados son chicas.

Ciberbullying

El colegio debería ser un lugar en el que nuestros pequeños se sintieran a salvo. Pero independientemente de la necesidad de una educación en todos los ámbitos y de sus protocolos de prevención, detección e intervención en la escuela hay un elemento esencial a la hora de combatir el acoso escolar, ¡la familia!!!…. porque los niños deben ir al colegio, educados de casa.

No me imagino mi sufrimiento si uno de mis hijos fuera acosado pero tampoco en el supuesto de que mi hijo fuera el acosador o si fuera un espectador pasivo de esos abusos. Pero, eso sucede y hay padres que se niegan a admitir que su hijo sea un acosador y que su conducta se repetirá con otros. En otros casos, el miedo al rechazo de los amigos, el miedo a ser la próxima víctima o el miedo al “qué dirán” convierte a los más pequeños en cómplices de una conducta detestable.
Sufrir acoso no es ninguna vergüenza. Lo vergonzoso es acosar o permitirlo.

Acoso escolar

Por eso, educar a nuestros hijos en valores y con nuestro buen ejemplo, apelar constantemente a la empatía, enseñarles a decir NO, conseguir que tengan confianza en ellos mismos y que tengan la seguridad de acudir a nosotros siempre que nos necesiten, son esenciales.

Ante cualquier duda, debemos acudir al centro escolar.  Y si no es suficiente, a inspección educativa  e incluso interponer una demanda penal.
Desde hace tiempo se viene reclamando la necesidad de un teléfono de atención al acoso escolar de características similares al que ya existe para las víctimas de la violencia de género. Pendientes de que se regularice durante este curso escolar, os dejamos algunos teléfonos de ayuda en Mallorca:
Oficina de Defensa de los Derechos del Menor: 971 17 74 60.
Sin acoso escolar – Mallorca: 645 679 252 / 871 572 144.

También podéis recurrir a una aplicación gratuita para móvil llamada Alertcops  que permite contactar directamente con la Policía Nacional y la Guardia Civil (según demarcación) y enviar una alerta geolocalizada en tiempo real sobre un delito o situación de riesgo de la que se es víctima o testigo como un robo, violencia de género, vandalismo, acoso escolar e incluso en caso de perdernos.

Las consecuencias de cualquier tipo de acoso son muy importantes para los niños: ansiedad, aislamiento, baja autoestima, miedo, tristeza, soledad y en un porcentaje, muy a tener en cuenta, de un 10%, se producen autolesiones e incluso intento de suicidio.
Y recuerda siempre que, no son cosas de niños, es ACOSO ESCOLAR.

Stop bullying

Deja un comentario