Blog

¡Notas y sueños!

¡Notas y sueños!

Terminó el curso y llegó el temido momento de las notas.
En muchos casos, a los padres les importan más las notas que a los propios niñ@s porque, en caso de ser buenas,  parece que lo convierten en un triunfo personal.

La cosa cambia si las notas son malas. En este caso, el niño es un vago, no atiende nunca, se olvida de sus deberes……
A veces ni siquiera se valora el esfuerzo….. solamente los resultados. Pero, para un niño que no es hábil en matemáticas sacar un aprobado es todo un triunfo.
Según la teoría de las inteligencias múltiples de Howard Gardner, existen 8 inteligencias diferentes y cada uno de nosotros desarrollamos distintos tipos de inteligencia: lingüística, lógico-matemática, espacial, musical, corporal y Kinestésica, intrapersonal, interpersonal y naturalista. Es decir, que ¡no todos valemos para lo mismo!!

Inteligencias múltiples

Sin embargo y aunque las cosas están cambiando, nuestro sistema educativo se basa en la idea del triunfo académico. La escuela premia especialmente a los niñ@s que sobresalen en matemáticas y lengua, que son las asignaturas que están en lo más alto de la jerarquía. Después vienen las humanidades y por último, las artes, asociadas con los sentimientos y consideradas poco rentables.
Sacar buenas notas implica éxito académico, lo cual está muy bien……. no vamos a negarlo.
Pero ser inteligente no es solo sacar buenas notas. Ser inteligente implica mucho más.
Implica, por ejemplo, ser capaz de relacionarnos con los demás, de aceptar nuestras derrotas y limitaciones,  encontrar la mejor solución a un problema. Ser inteligente implica saber decir “no” cuando es necesario y confiar en nuestro talento.
Además, el mundo está en constante cambio y también el mercado laboral. Nuestros hijos trabajarán de modo diferente y en trabajos nuevos o de manera diferente a como los concebimos hoy en día. Y será necesario adaptarse y sobre todo ser “muy creativos”.

Niño creativo

Por desgracia, no todos somos genios y empeñarnos en ello no ayudará en nada a nuestros peques.
Hay muchos niñ@s con gran talento, brillantes y creativos que fracasan en el colegio porque aquello en lo que destacan no se valora. Por eso, lo importante es averiguar qué tipo de inteligencia tiene tu hijo para que descubra su talento, su “sueño” y encuentre el modo de alcanzarlo.
Porque donde hay un sueño, hay un camino.

Deja un comentario