Recordatorios

La velocidad de tu hijo
es inversamente proporcional
al tiempo de que tú dispongas.

¿Algún padre o madre que no esté de acuerdo con esta afirmación? 😄
¿No tienes la sensación de que la noción del tiempo de tu hijo no es la misma que la tuya?

«¿Cómo puedes tardar tanto en arreglarte?»
«¿Cuántas veces tengo que repetirte las cosas? No llegaremos a tiempo»
«Ya sabía yo que no tendrías tiempo de terminar los deberes»


Supongamos que tu hijo tiene que recoger sus juguetes antes de cenar. Al final, siempre se distrae jugando o mirando la tele o cualquier otra cosa que a él le interese mucho más que recoger ……… y el tiempo, se le echa encima.

Es normal que niños y adolescentes se centren en «su mundo» donde no reina el tiempo y se olviden de todo aquello que no es importante para ellos, justo en ese momento.

Además, las habilidades que necesitan para planificar, gestionar el tiempo, prestar atención o tomar decisiones (las llamadas funciones ejecutivas) aunque se desarrollan durante la primera infancia, siguen madurando hasta el inicio de la edad adulta y necesitan ser entrenadas.

Así que pregúntate:

💭 ¿Tu hijo está preparado para hacer todo aquello que le pides que haga?
¿Es posible que no tenga todavía las capacidades necesarias para gestionarse y que le estés pidiendo responsabilidades que no son adecuadas a su edad?

💭 ¿Le has enseñado estas habilidades correctamente?
Vamos a imaginar que te das cuenta de que tu hijo no ha recogido todavía y que no va a estar listo para la hora de la cena y todo se va a retrasar. Entonces, vas a su habitación y recoges tú…para ir adelantando.
¿Le estás enseñando a ir adquiriendo responsabilidades o le vas solucionando tú los problemas?


¿Qué herramienta puedes utilizar para entrenar a tu hijo en estas habilidades?

LOS RECORDATORIOS


Aquí, me gustaría que tuvieras en cuenta que los recordatorios sirven para afianzar habilidades no para criticar.
Existe una gran diferencia entre «recordar» y «agobiar, regañar o criticar» y en esa diferencia está la clave.

Los recordatorios son una herramienta excelente para educar. Te dejo algunos consejos para aplicarlos correctamente:

  • Cuando hagas un recordatorio, acércate a tu hijo y cuida la manera en que te comunicas (lenguaje verbal y no verbal).
    Si desde la cocina, le gritas varias veces que recoja y que es un vago, seguramente, el niño empezará a sentirse agobiado y atacado, desconectará y sus ganas de colaborar se esfumarán.
  • Recuérdale lo que debe hacer, no lo que hace mal.
    Por ejemplo, en lugar de decirle «No dejes todos tus juguetes tirados por el suelo», dile «Acuérdate de poner todos sus juguetes en su sitio».
  • Permítele que haga por sí solo las tareas aunque el resultado no sea el que tú hubieras deseado
  • Sé su ejemplo. ¡Resulta mucho más efectivo educar con el ejemplo que simplemente decirle al niño qué debe hacer!
  • Dale un tiempo. ¡Recuerda que cenamos en 15 minutos! Ve recogiendo, por favor.
    De este modo, le recordamos que debe hacer algo concreto en un tiempo determinado.
    Además, si está concentrado en algo que le gusta, es probable, que no colabore de buena gana si tiene que dejarlo de inmediato.
  • Acordad unas rutinas básicas y realistas  que le faciliten saber qué debe hacer, así como las consecuencias de no cumplir con ellas.
    Elige bien estas rutinas porque no se trata de establecer unas rutinas «carcelarias».
  • Una reacción común al estrés es ralentizar para enfrentarse al problema. Revisa si los horarios son demasiado ajustados y provocan situaciones de estrés.
  • Investiga qué puede causar esos retrasos.
    ¿Son intencionados? ¿Se retrasa por la mañana porque no quiere ir al colegio? ¿Tarda mucho con los deberes porque no los entiende?
  • Ve paso a paso. Intenta no saturar con varios recordatorios a la vez.
  • Sé constante. No vale el hoy sí y mañana, da igual.
  • Reconócele cuando hace algo bien.

En definitiva, se trata de aplica de aplicar el sentido común, la flexibilidad y la empatía para enseñarle a tu hijo las habilidades necesarias para la vida.
Se trata de educar con cabeza y corazón.

Comentarios

mood_bad
  • No hay comentarios todavía.
  • Añadir un comentario