El test de Sally y Anne

¿A partir de qué edad tu hijo e hija entiende que los demás tienen pensamientos, sentimientos, creencias, expectativas e intenciones diferentes a los suyos y que estas diferencias implican diferentes comportamientos?

En 1985, Barón-Cohen y colaboradores, diseñaron el Test de Sally y Anne, o tarea de “creencia falsa”.
En este experimento, un niño o niña mira una pequeña historia con dos muñecas: Sally que tiene una cesta y Anne, una caja.

  • Sally coloca una canica en su cesta y sale de la habitación.
  • Entonces, la traviesa Anne saca la canica de la cesta y la pone en su caja.
  • Cuando Sally vuelve a la habitación se le pregunta al niño o niña: “¿Dónde buscará Sally su canica?”.

En condiciones de desarrollo típico, los niños y niñas de hasta 3 años, señalan la caja. 
Es a partir de los cuatro años, cuando tienden a entender que Sally mirará en la cesta.
Se dan cuenta de que ella tiene una creencia falsa de la situación porque no ha visto como Anne cambiaba la canica de sitio.
Es decir, que a estas edades empiezan a observar las cosas desde el punto de vista del otro, pueden sacar deducciones y conclusiones y comprender qué pensará o como actuará otra persona.
Comienzan, además, a diferenciar la mentira de la broma o la ironía.

Esta habilidad para “leer la mente de los demás” y que nos ayuda a predecir, explicar e interpretar el comportamiento de los demás, se considera una de las capacidades cognitivas más importantes en el desarrollo personal y social de los niños.

Y, aunque son habilidades que se adquieren de forma natural, una buena manera de potenciarlas es mediante cuentos e historias que ayuden a los pequeños a comprender a los otros, poniéndose en su lugar.

Comentarios

mood_bad
  • No hay comentarios todavía.
  • Añadir un comentario